De la depresión a la restitución

“Cercano está Jehová a los quebrantados de corazón; y salva a los contritos de espíritu”.  Salmos 34:18
Uno de los estados comunes del hombre en nuestra sociedad, es la depresión. Casi que podríamos decir que vivimos en una sociedad deprimida y depresiva, debido a muchos factores, que desencadenan una tristeza casi que generalizada, aunque generalmente escondida, en la compra compulsiva, en el exceso de trabajo, en el individualismo, en las pasiones desordenadas, y en abismos tan dañinos como la drogadicción, el alcoholismo, y muchas otras plagas, que fueron ascendidas a la categoría de enfermedades.
Existen depresiones aceptadas, que parecieran dar un estatus de persona importante a quien la padece, pues los pobres de antes, nunca tuvieron tiempo para estar deprimidos; existen otras depresiones, negadas por quienes las padecen, pero son reflejadas en síntomas, que van desde una actitud arrogante, que crea barreras para impedir ser descubiertos, hasta esa tristeza tan particular de quien no encuentra la razón de su vida, y que se asoma en la mirada perdida de quien la padece.
Las causas de la depresión pueden ser muchas y variadas, desde causas sicológicas, químicas, físicas, y por supuesto, en algunos casos, espirituales, pero detrás de ello está satanás, sea originándolo o usándolo para sus objetivos de hurtarnos, matarnos y destruirnos, y como en todas las acciones de las tinieblas, Dios suele usarlas para nuestro provecho.
SATANAS Y LA DEPRESIÓN
La palabra depresión viene de su raíz: “Depremere”, que significa “Presión desde arriba hacia abajo”, de ahí que escuchamos, que la depresión de un terreno es su hundimiento, y la depresión económica es una caída financiera.  Analizando la raíz de la palabra depresión, podemos entender lo que satanás busca producir en alguien en ese estado.  Veamos las palabras que implican depresión en el idioma griego:
– EXPRIMIR. Satanás busca con la depresión, exprimir tu capacidad de reacción ante la adversidad, hasta que literalmente no produzcas ideas que te lleven a salir de la crisis.
– PRESIONAR. A través de la depresión, satanás busca llevarte a un estado de presión, que te asfixie, hasta convencerte que tu situación no es momentánea, sino insuperable.
– REPRIMIR. La depresión reprime los sentimientos, y encierra la persona en una soledad crónica, causándole vergüenza que otros sepan de su condición; en este caso satanás logra su objetivo: aislar para poder vencer.
– SUPRIMIR. La obra del enemigo a través de la depresión, es ir descartando las tablas de salvación con las que se cuenta; cada vez  más, las personas y los recursos se van aislando, y el objetivo de satanás es decir: “…estás absolutamente solo, y nadie te entiende ni te puede ayudar”.
– IMPRIMIR. Todo estado depresivo dejará marcas, en cada momento de dolor, y aparente fracaso por superarlo; satanás imprime esas marcas, lo cual hace que presientas una nueva crisis y una nueva derrota.
– DEPREDACIÓN. La palabra depresión incluye una obra de depredación, es decir, transmite una información: “tú eres demasiado débil para enfrentar esta condición, tu depresión te va a destruir, pues es más grande y poderosa que tú”.
– PRECIPITACIÓN. Toda depresión es un intento de satanás por arrojarte al precipicio. Satanás ha sido condenado a un abismo, y desea conducir al hombre al lugar de su tormento. David llamó a este abismo o precipicio: “el pozo de la desesperación”
¿PUEDE UN HIJO DE DIOS ATRAVESAR POR DEPRESIÓN?
– No queremos negar la existencia de los estados depresivos, pero debemos evitar el culto al dolor humano, lo cual nos hace víctimas, ante las circunstancias de la vida, mucho más cuando contamos con el Amor del Padre, con la Obra Redentora de Cristo, y la Presencia del Espíritu Santo. Todo con un solo objetivo: revelar en nosotros la estatura de la plenitud de Cristo.
Si has atravesado, o estás atravesando por momentos depresivos, no te sientas menos espiritual, ni carente de Fe, más allá de los efectos anímicos de la depresión, Dios suele usarla para Su Gloria.  Como creyentes, no estamos exentos de atravesar tiempos de angustias prolongadas, y sensaciones de abandono y vacío existencial; las Escrituras nos muestran como muchos hombres de Dios pasaron por esas circunstancias y Dios les dio el poder de superarlas.
Como hijos de Dios, debemos mantenernos firmes, cimentados en la Palabra dada a nosotros, la Fe se mueve sobre condiciones adversas, y Dios sólo nos pide permanecer, y esperar lo que Dios va a hacer.
¿POR QUE DIOS PERMITE QUE SUS HIJOS ATRAVIESEN POR ESTADOS DEPRESIVOS?
– Toda depresión es un estado, con el cual Dios busca conducirte a un punto de reacción espiritual, que te lleve a Su Intimidad.
– Toda depresión busca activar en ti, una unción de autoliberación, que sacará de ti rasgos que aun no conoces, y sólo se manifestaran en dichas circunstancias.
– Toda depresión te lleva a despertar la justicia Divina y producir un efecto de restitución.
– Todo estado de depresión es la llave que abre las puertas de nuevas bendiciones para ti, los ingredientes de tu angustia, serán la fuerza de tu conquista.
– Toda depresión nos recuerda nuestra debilidad humana y una gran verdad espiritual, sólo basta Su Gracia para tener lo que Dios ha determinado darnos.
“Vosotros también, hijos de Sion, alegraos y gozaos en Jehová vuestro Dios; porque os ha dado la primera lluvia a su tiempo, y hará descender sobre vosotros lluvia temprana y tardía como al principio. [24] Las eras se llenarán de trigo, y los lagares rebosarán de vino y aceite. [25] Y os restituiré los años que comió la oruga, el saltón, el revoltón y la langosta, mi gran ejército que envié contra vosotros. [26] Comeréis hasta saciaros, y alabaréis el nombre de Jehová vuestro Dios, el cual hizo maravillas con vosotros; y nunca jamás será mi pueblo avergonzado. [27] Y conoceréis que en medio de Israel estoy yo, y que yo soy Jehová vuestro Dios, y no hay otro; y mi pueblo nunca jamás será avergonzado”.  Joel 2:23-27

About the author

Leave a Reply

Your email address will not be published.